Transportistas entrerrianos ven peligrar la actividad

0
64
El Centro Empresario de Transporte Automotor de Cargas de Concordia (CETACC), entidad socia del Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia, advierte a la sociedad acerca de al grave situación que atraviesan y que puede desembocar en un nuevo conflicto.

Mediante una nota titulada “Transportistas entrerrianos ven peligrar su actividad, asfixiada por la excesiva carga impositiva y nuevas regulaciones ‘carentes de racionalidad y realismo’”, desde el Centro de Comercio, Industria y Servicios difundieron su preocupación, al tiempo que intentaron que se profundicen los canales de diálogo.

“Los transportistas entrerrianos, al igual que sus pares del resto del país, se están viendo afectados por nuevas y costosas imposiciones, que ponen en riesgo la supervivencia misma de la actividad”, comenzaron diciendo.

Y agregaron que el sector cumple –como corresponde– con la verificación técnica vehicular, la VTV. Tal requisito permitía acreditar que el camión reuniera las condiciones habilitantes para transitar. Pero nuevas resoluciones demandan “homologar” y “certificar” en un “taller certificado” distintas partes del rodado, como, por ejemplo, la carrocería que va puesta sobre el chasis.

Esta recién creada normativa fue acordada con organizaciones nacionales, sin consultar al interior del país para conocer de cerca su realidad. Por ejemplo, la disponibilidad de los talleres certificadores.

“Son disposiciones que refuerzan el centralismo y van en contra de un país federal, además de que agregan más y más costos a la actividad, lo que invita a suponer que tienen un trasfondo recaudatorio”, expresaron desde la FETAC.

Los primeros en sorprenderse por estas nuevas exigencias fueron transportistas que, al ir a tramitar la VTV, recibían como respuesta “tu carrocería no está homologada”.

No se puede aplicar un cambio brusco de las reglas de juego a quienes ya venían trabajando y sobreviviendo a duras penas, soportando un contexto lleno de dificultades. Sobrecargar de exigencias de difícil y costoso cumplimiento no hará otra cosa que empujar a la informalidad o al plan social a gente que tiene cultura del trabajo y está acostumbrada a ganarse el pan diario con esfuerzo”, remarcaron los transportistas entrerrianos.

Ante las exigencias desmedidas y carentes de un mínimo de realismo figura la prohibición de contar con la cama en la carrocería, cuando es sabido que esa es la ubicación preferida por el chofer.

Pero ese es solo un ejemplo más. Desde FETAC, a la par que se preguntan si acaso “todas estas normas fueron redactadas por quienes jamás han subido a un camión, no tienen experiencia en logística y sólo los mueve un afán recaudatorio”, detallan todas estas y piden a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte que sean eliminadas, reformuladas o prorrogadas:

– Eliminación de la norma que dispone la realización del informe de configuración de las carrocerías de los camiones chasis con cabina, en forma urgente, tanto de camiones 0 kilómetro como usados.

– Unificación del carnet psicofísico con el carnet nacional habilitante para las categorías reguladas por el INTI. Los trabajadores pierden días de trabajo por la amplia cantidad de trámites para realizar los mismos, que cumplen requisitos en común y son extremadamente costosos.

– Paliativo que permita a los dueños de los camiones, que se verían afectados por el peso potencia, para que puedan encontrar una salida razonable a esa situación que atenta sobre su única fuente de ingresos.

El sector demanda ser escuchado por las autoridades competentes y que a través del diálogo se puedan acordar regulaciones realistas, lo mismo que plazos razonables. Caso contrario, si se insiste con las nuevas exigencias, los transportistas no tendrán otra opción que salir a protestar a las rutas, un extremo al que nadie desea llegar pero que será un último recurso para salvar de la desaparición a muchos de ellos.

La pérdida de rentabilidad de la actividad es desesperante, asfixiada por una constante elevación de sus principales costos (Combustibles, Lubricantes, Neumáticos, Repuestos, Reparaciones, Salarios, Energía eléctrica, Peajes, etc.) y por la imposibilidad de aumentar en igual proporción el precio de los fletes. En tal escenario, se ha solicitado de forma urgente a las autoridades para que se disponga una “rebaja de los impuestos” y tributos que pesan sobre la actividad, tanto nacionales, como provinciales y municipales.

Por ejemplo, el CETACC (Centro Empresario del Transporte de Cargas de Concordia) elevó nota al presidente del Concejo de Deliberante, Daniel Cedro, mediante la cual pide una “disminución” de la carga tributaria que aplica el municipio concordiense, a la vez que se traslade similar petición a los niveles de gobierno provincial y nacional.

En la misiva se solicitan estas rebajas:

– IIBB reducción al 50 % (PROVINCIAL)
– Impuesto Automotor 25 % más (PROVINCIAL)
– Tasa Inspección e Higiene del 0.75 al 0.60% (MUNICIPAL)
– Rebaja del precio de Combustible para la actividad (NACIONAL)
– Rebaja del precio de peajes para la Actividad (NACIONAL)
– Rebaja Leyes Sociales para la Actividad (NACIONAL)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here