Tarjetas sociales: allanaron un gremio y descubrieron que en el lugar funcionaba una financiera

0
218

Tras encontrar a una mujer cobrando de 22 tarjetas sociales, se allanó un gremio • Se trata de la Asociación del Personal No Docente de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Apuner), sindicato del cual es tesorero el esposo de la mujer detenida • En el lugar funcionaba una financiera.

“Puede pasar cualquier cosa”, así informó a UNO un integrante de la Justicia que trabaja en la investigación para aclarar en qué circunstancias una mujer se encontraba extrayendo dinero de 22 tarjetas sociales de un cajero de un banco en Paraná.

La causa avanzó, al punto tal, que este domingo se allanó un gremio, donde la Policía descubrió la existencia de una financiera que realizaba préstamos a los beneficiarios de planes sociales.

Todo se inició en la mañana del sábado, con la detención de una mujer de 38 años que se encontraba en un banco de calle 25 de Mayo extrayendo dinero de tarjetas de planes sociales.

La mujer al quedar demorada, insistió al personal policial y a las autoridades judiciales que integraba el Movimiento Evita. Esta afirmación de la acusada fue descartada de plano por el grupo político que forma parte del gobierno nacional.

El titular del Movimiento Evita en Entre Ríos, Emiliano Gómez Tutau, negó que la mujer pertenezca a tal agrupación política: “No es dirigente del espacio, no tiene referencia, y no es parte de ningún programa”, enfatizó en diálogo con APFDigital.

Mientras la mujer estaba detenida se le allanó la casa, en el barrio Brisas del Oeste, donde encontraron más dinero: sobre todo en la camioneta Chevrolet de su pareja. En el interior del rodado encontraron 270.000 pesos en efectivo.

Con esta novedad, se decidió ampliar la investigación y se involucró a la pareja de la mujer acusada de la estafa. Este hombre es el tesorero de la Asociación del Personal No Docente de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Apuner), por lo que la Justicia ordenó colocar una custodia discreta con personal de civil, en las inmediaciones.

Este domingo a la mañana, el tesorero del gremio universitario intentó ingresar presuroso al interior del sindicato, pero fue interceptado por el personal de la División Delitos Económicos.

Enterado del suceso, desde la fiscalía se solicitó una urgente orden de allanamiento que fue otorgada. En el procedimiento efectuado en la entidad ubicada en calle Alem al 500 se encontraron llamativamente elementos objetivos que hicieron entender que en ese lugar funciona una financiera.

Se secuestró numerosa documentación con la entrega de préstamos a personas de bajos recursos que cobrarían planes sociales. A criterio de los investigadores, es altamente probable que los beneficiarios pedían el crédito, y a cambio, debían entregar las tarjetas con las claves para que alguien les cobre la cuota mensual.

El tesorero fue correctamente identificado y ligado a la causa, por lo que ahora desde la fiscalía a cargo de Gonzalo Badano y Juan Ramírez Montrull apuntalarán en la pesquisa hacia varios puntos: el primero saber si el resto de la comisión directiva de Apuner sabía de la existencia de una financiera y establecer si esa actividad crediticia se realizaba bajo las pautas del Banco Central de la República Argentina.

En la hipótesis que no fuera así, y se establezca el funcionamiento de una cueva de dinero, conocer cómo se nutría la actividad y de dónde provenía el dinero.

Se informó a UNO que el tesorero de Apuner, de 61 años, trabaja en la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), en el sector de Diplomas.

Otro punto que quieren confirmar los fiscales es bajo qué argumento se “quedaban” con las tarjetas de los beneficiarios de planes sociales.

En el principio de la causa, la misma fue caratulada como Estafa, pero por los elementos probatorios que se están incorporando, no se descartaría que se pueda modificar por la de Fraude e incluso Malversación de Fondos.

El Personal de Delitos Económicos llegó a establecer que se habrían entregado créditos de entre 5.000 a 10.000 pesos, que se devolvían mensualmente. Los beneficiarios de los planes sociales debían devolver entre tres y cuatro veces el valor de lo solicitado. (APFDigital)