Preocupación en el Uruguay ante la restricción de viajes al exterior en cuotas

0
40

El Ministerio de Turismo uruguayo inició una ronda de contactos con cámaras del sector y evalúa los pasos a seguir para amortiguar el efecto de la disposición del Banco Central argentino. Evalúan como antecedente el cepo a la compra de dólares impuesto anteriormente por Mauricio Macri.

Aunque el Ministerio de Turismo oriental y los operadores del sector mostraron optimismo de que la medida del gobierno argentino que prohibió los pagos en cuotas de pasajes y alquileres en el extranjero mediante tarjetas tenga poca incidencia en la próxima temporada de verano, en la interna del gobierno existe al mismo tiempo cautela sobre la siempre imprevisible política argentina. Mientras analizan el impacto de la nueva restricción, el menú de opciones incluye la incertidumbre sobre si el gobierno argentino puede promover alguna medida adicional que afecte a los turistas de ese país.

El Poder Ejecutivo vecino busca avanzar en la planificación de la temporada y sigue con atención la situación de las fronteras terrestres con el país vecino. De momento el ingreso de vehículos está abierto solo en Salto. Ante eso, el ministro de Turismo Tabaré Viera manifestó esta semana al canciller argentino Santiago Cafiero su preocupación porque Argentina no ha abierto los puentes binacionales de Fray Bentos y de Paysandú, algo que favorecería el ingreso de turistas. Fuentes del Ministerio de Turismo dijeron a El País que en el encuentro el canciller del gobierno de Alberto Fernández no brindó una respuesta.

En tanto, para empezar a evaluar la última medida del gobierno argentino, Viera realizó una ronda de contactos con distintas intendencias y operadores turísticos. Pese a considerar “disuasivas” las medidas tomadas por el gobierno argentino para limitar más los pagos con tarjeta en el extranjero, en el Poder Ejecutivo uruguayo son optimistas en que el anuncio del Banco Central argentino “no moverá mucho la aguja” sobre la próxima temporada de verano, dijo el subsecretario de Turismo Remo Monzeglio.

La base del argumento es la perspectiva de que, ante la diferencia cambiaria, el grueso de los visitantes del país vecino serán de clase media alta y alta. Y que, por eso, reciben con menor impacto este tipo de resoluciones.

Viera dijo en una conferencia de prensa que “es una de las variables en las que Uruguay no puede influir”, pero de todos modos adelantó su pronóstico. “En general la idea es que va a incidir poco, salvo en la venta de algunos paquetes que se hacen en cuota. En general los turistas argentinos que pagan con tarjeta lo hacen al contado. Pero todavía no lo tenemos totalmente evaluado”, dijo. “De cualquier manera es una variable que no podemos manejar. Es una de las medidas que lamentablemente a esta altura del año a veces toman nuestros vecinos”, agregó.

El Banco Central de Argentina prohibió desde este viernes el pago en cuotas de pasajes, alojamientos y servicios en el exterior. La resolución fue tomada ante la necesidad de la administración peronista de frenar la salida de dólares del país vecino y cuidar sus reservas en moneda extranjera.

Argentina ya aplica mediante el denominado Impuesto PAIS una tasa del 30% sobre las operaciones en moneda extranjera de los argentinos en sus tarjetas.

Reacciones

Ante las dificultades para lograr la llegada de argentinos, sobre todo de sectores medios, desde la cartera consideran relevante volver a poner el foco en el turismo interno. Para eso está sobre la mesa del Ministerio de Economía y Finanzas una propuesta denominada “tasa cero” para que los uruguayos no paguen IVA en alojamientos. Esto fue aplicado la temporada pasada, de fronteras cerradas, y está vigente para extranjeros.

Monzeglio dijo a diario El País que se apunta a “seguir trabajando” para “amortiguar” medidas de este estilo. “El tipo de público que podía acceder a vacacionar en nuestras costas es de poder adquisitivo medio alto. Esta medida obviamente que golpea mucho a la clase media que podía financiarse su viaje al exterior en cuotas, pero esa clase media era la que no se esperaba que pudiera venir masivamente”, señaló el jerarca.

Entre los operadores turísticos uruguayos consideraron la disposición como “preocupante” porque “limita la posibilidad de financiación” y “eso puede jugar en contra para la venida de argentinos”, dijo el presidente de la Asociación Uruguaya de Agencias de Viaje, Carlos Pera.

“Poder luchar contra la brutal diferencia cambiaria va a ser difícil. Nosotros podemos competir con calidad, con nuestras playas. Pero esa clase media, que es la clase que realmente hace mover la aguja, esta temporada no la vamos a tener”, agregó.

En la misma línea se expresó Marina Cantera, presidenta de la Cámara Uruguaya de Turismo. “A nosotros nos impacta porque hay una clase media que siempre prefiere nuestros balnearios. Teníamos esperanzas en poder captar y atraerlos con algunas ofertas y paquetes, pero esta medida va en contra de ese nicho”, dijo.

El secretario general de esa gremial y directivo del Centro de Hoteles de Punta del Este, Alejandro D’Elia, afirmó que si bien la medida “no sorprende”, desde el sector confían en que no afecte demasiado la llegada de turistas que ya tenían resuelto viajar. “Esto le puede repercutir a determinados sectores, pero a la gente que ya tomó una decisión no creo que le incida el tema de las cuotas”, dijo.

Viejo recurso

En 2019 el gobierno de Mauricio Macri estableció un cepo a la compra de dólares, traducido en trabas al acceso a esa divisa en busca de evitar una caída de las reservas.

La restricción ya la había aplicado desde 2011 el gobierno de Cristina Fernández, pero Macri le había puesto fin en 2015, y luego la restableció. El kirchnerismo también instrumentó el recargo a la utilización de tarjetas de crédito y débito en el exterior.

El cepo llevó a que haya un dólar oficial y uno paralelo, y en los hechos además limitó el acceso de los argentinos a las divisas e hizo cada vez más caro buscar vacacionar en el exterior. En 2012 el gobierno argentino anunció que las compras con tarjetas de crédito o débito en el exterior pasaron a tener un recargo del 15%. Eso luego pasó a 20% y en 2013 alcanzó el 35%.

Ese año también anunciaron límites para extraer divisas fuera de fronteras. Por ese entonces había crecido el denominado “dólar Colonia”, originado por los argentinos que cruzaron a Uruguay para retirar plata de los cajeros

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here