Niña entrerriana está en emergencia nacional por un trasplante de corazón

0
37

Se trata de Catalina Ghiglia, de 11 años oriunda de Gualeguaychú. La pequeña nació con una cardiopatía congénita y en el último tiempo su cuadro de salud se complicó. Su mamá y su pediatra remarcan la importancia de la donación de órganos.

Una niña entrerriana ingresó a la lista de emergencia nacional a la espera de un nuevo corazón. Se trata de Catalina Ghiglia, de tan solo 11 años que está peleando la batalla más importante de su vida. La menor, oriunda de Gualeguaychú, nació con una cardiopatía congénita y en el último tiempo su cuadro de salud se complicó.

Andrea Peña, madre de la menor, bridó detalles de la situación que viven como familia y se puso en valor la donación de órganos infantiles.
“Cata nació con una cardiopatía congénita, hipertrofia septal se llama. Al haber nacido con eso, lo tiene naturalizado y creció así, lo maneja muy bien, pero no puede realizar actividad física. Siempre tuvo el acompañamiento de todos sus compañeros en la escuela”, dijo la mujer.

La niña se encuentra internada en el Hospital Garrahan a la espera de un corazón que le permita seguir viviendo. “Su enfermedad se complicó tras un comportamiento restrictivo del corazón y está con hipertensión pulmonar. Es por eso que el equipo médico decidió que la mejor alternativa para continuar con su vida es el trasplante”, explicó Andrea para al medio ElDía.

Donación de órganos

Al ser consultada sobre cómo se podría ayudar a la familia, la mujer señaló que lo mejor que pueden hacer es: “Interiorizándose en el tema de la donación de órganos, me gustaría que cada familia en su casa pueda charlar del tema con sus pares, leer sobre la temática y pensar que una sola persona puede salvar más de siete vidas”, propone, demostrando una enorme sensibilidad.

“Se trata de pensar en ayudar al otro en un mundo tan individualista como es este”, dice, por su parte, Pablo Alfaro, pediatra de la pequeña.

“Vivimos realidades muy individualistas que nos hacen perder de vista lo que le pasa al otro. A veces uno dice yo fumo, yo como y me tomo todo, total es mi vida. Eso es así hasta por ahí no más, porque uno puede necesitar de un órgano de otra persona y otras personas pueden necesitar de los órganos de uno y ayudar a salvar vidas”, agrega el terapista intensivo infantil formado en el Garrahan.

Aunque mucho se ha avanzado respecto a la donación de órganos, tanto desde el punto de vista normativo como en el grado de conciencia social sobre el tema, todavía existen mitos fuertemente arraigados. Alfaro reconoce tres.

“Ahora, a partir de la Ley Justina, todos somos potenciales donantes hasta que se demuestra lo contrario. Lo que me interesa dejar bien claro es que nadie ni nada apura la muerte de un donante, que si bien puede resultar ilógico decirlo es un mito que todavía tiene lugar”, reconoce.

“Otra idea que es absolutamente falsa y, en definitiva, dañina para la donación de órganos es la que sostiene que la extracción de órganos implicaría amputaciones sobre el cuerpo del donante. He tenido la posibilidad de estar en quirófano durante una procuración de órganos y el trabajo del equipo del Incucai-Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante- es muy profesional. Los especialistas se encargan de cada detalle, se tiene muchísimo cuidado en este sentido”, sostiene el médico pediatra.

Y, en tercer término, aclara otro de los mitos aún vigentes: “No es tan simple como ‘fui trasplantado, me salvé para siempre’. Los órganos o tejidos trasplantados pueden salvar vidas o la pueden prolongar en un tiempo considerable, en muchos casos. Esto depende, siempre, de cuál es la patología de base de quien recibe el trasplante y de cuál es el órgano o tejido trasplantado”.

“Que los órganos no vayan al cielo, que se queden en la tierra y salven vidas”, elige, como mensaje para cerrar la conversación la mamá de Cata.

En redes sociales, allegados y amigos de la familia comparten imágenes para comenzar una red de solidaridad y ayudar a la niña y sus padres en la estadía en Buenos Aires.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here