La vitivinicultura, industria emergente en Entre Ríos

0
8

Es un mundo que abraza a expertos y aficionados. Conviven en él la sofisticación de un sommelier y el disfrute de un amateur que, frente a la góndola, se pierde entre tintos, blancos y rosados. En 2010, el decreto 1800 publicado en el boletín oficial nombró al vino como la bebida nacional y en julio de 2013 una ley lo ratificó.
Desde entonces, cada 24 de noviembre resulta una buena excusa para descorchar una botella y brindar bien alto. Pero, alzar la copa es el final exitoso de un recorrido de elaboración que da inicio en los campos de las 18 provincias productoras -Entre Ríos es una de ellas- que actualmente en el país se dedican al cultivo de vides, la planta de la uva y que ocupan una superficie plantada total de más de 228 mil hectáreas, desde el norte al sur, lo que posiciona a la Argentina en el quinto lugar en la lista de países más productores del mundo.
Actualmente, la Bonarda, Criolla Grande, Cabernet Sauvignon, Syrah, Pedro Giménez y Cereza son las variedades de uvas que se elaboran, aunque es el Malbec aquella uva que realza la identidad del producto argentino: un estudio del Observatorio Vitivinícola Argentino midió que, desde 2011 hasta 2020, en el mercado interno, su cosecha creció un 118% y que la exportación de esta variedad tuvo un alza del 97%.

Orgánico, la opción saludable
Se trata de sistema de producción produce uvas sanas y de calidad, manteniendo e incrementando la fertilidad del suelo y la diversidad biológica. En el país hay 5.317,6 hectáreas de vid para uso industrial certificadas como orgánicas.
Según un informe del Observatorio Vitivinícola Argentino la superficie cultivada con Malbec «tuvo un crecimiento en el periodo 2012/2021 del 31%», con una variación durante el año pasado con respecto a 2020, que fue también positiva, del 2% en 2021. Traducido a territorio, esto es 46.366 hectáreas de viñedos con Malbec plantado en todo el territorio argentino. El informe respalda al Malbec como la uva insgnia local y esto se evidencia en el sostenido crecimiento que tuvo a lo largo de los últimos 10 años: en 2012 las hectáreas plantadas con esta vid concentraban el 17% del total cultivado, mientras que actualmente, es el 22% del total cultivado.

Entre las 18 provincias
Cuyo no es la única región que reúne cualidades vitivinícolas en el país. Comparte los laureles de la zona Oeste y Noroeste.
Enmarcado en los límites de la región central de la Argentina, Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y San Luis hacen también pertenecen a esta ruta vitivinícola, mientras que Entre Ríos (con un emprendimiento en Concepción del Uruguay y otros varios en la zona), Misiones y Santa Fe, en el Litoral, también, se dedican a la elaboración de la bebida nacional, al igual que Río Negro, Neuquén y Chubut, en el sur del país.

La Calle